.

.

viernes, 24 de diciembre de 2010

jueves, 23 de diciembre de 2010

Teatro Real de Madrid



En 1818, el ayuntamiento encarga al Arquitecto Mayor, Antonio López Aguado, el proyecto del futuro Teatro Real. Pero por diferentes motivos, la construcción del coliseo sufrió varios parones, como el de 1857, que se prolongó durante trece años.
Lo cierto es que durante su dilatada trayectoria, el Teatro Real además de albergar conciertos líricos, se convirtió en un depósito de pólvora, en Congreso de los Diputados o en improvisado cuartel durante la Guerra Civil. Pero fue el 7 de mayo de 1850 cuando su verdadera función parecía más cercana. Entonces se publicó un Real Decreto que concedía seis meses de plazo para finalizar su construcción, esperando así que pudiese ser inaugurado el mismo día en que la reina Isabel II, gran aficionada a la ópera, celebrara su cumpleaños.

El camaleónico Teatro Real y sus cambios de imagen desde su construcción hasta la actualidad









Por fin, tras una inversión de 42 millones de reales, el 19 de noviembre de 1850, el coliseo operístico abrió oficialmente sus puertas, en una noche en la que la flor y nata de la sociedad madrileña se dejó ver entre el público. La Favorita, de Donizetti, fue la pieza elegida para la puesta de largo del teatro, con la contralto Marieta Alboni sobre el escenario.
Durante más de setenta años, el Teatro Real ocupó un lugar destacado en el panorama europeo, gracias a que las grandes voces del momento protagonizaban su programación. Incluso Giuseppe Verdi, en 1863, quiso preparar personalmente en Madrid el estreno de su obra La forza del destino, función que interpretaron Lagrange y Fraschini.
A partir de 1868, tras el exilio de Isabel II, el teatro debió cambiar su nombre por el de Teatro Nacional de la Ópera, recuperando la categoría de Real con la vuelta de la monarquía en la figura de Alfonso XII. Durante décadas, el teatro pasó de mano en mano, siendo dirigido por diferentes empresarios y, además, debió resistir a un incendio en 1867 y a un hundimiento parcial en 1925 -época en la que triunfan Miguel Fleta y Matilde Revenga con La bohème, última ópera cantada antes de su cierre-.









Ya en 1966, el Teatro Real reabrió sus puertas tras la reforma dirigida por Juan Manuel González Valcárcel, esta vez como Sala de Conciertos, sede de la Orquesta y Coro Nacionales de España y, posteriormente, de la Orquesta y Coro de RTVE, aunque no fue hasta 1977 cuando el edificio fue declarado Monumento Nacional. Con el paso de los años, se reconsideró la posibilidad de devolverle al teatro su actividad original y se construyó el Auditorio Nacional de Música para acoger las actuaciones sinfónicas.
Finalmente, el 11 de octubre de 1997, el Teatro Real abrió de nuevo sus puertas como teatro para la ópera. La nueva cubierta solucionó problemas acústicos y amplió el espacio para salas de ensayo, pero la verdadera joya del edificio es la caja escénica que, con 1.472 m², permite complejos cambios de decorado gracias a sus 18 plataformas articuladas, que admiten múltiples combinaciones en el escenario y el foso de la orquesta. Por su parte, la sala de espectadores incluye las mejores instalaciones para favorecer el espectáculo, aun manteniendo la estética histórica en elementos como el telón de boca o las reproducciones exactas del techo de la sala y antepechos de los palcos que fueron instalados en 1850.

Con un aforo que oscila entre 1748 y 1854 localidades en función de las necesidades del montaje, el teatro dispone de 28 palcos en las diferentes plantas, además de ocho proscenios y del Palco Real de doble altura. En contraste con estos palcos, la zona llamada Paraíso (el gallinero ) es la más alta y la que más ha crecido desde sus inicios, aunque sin alterar la vista general del teatro.

La única planta dedicada exclusivamente al público es ‘La Rotonda’, que rodea por completo el edificio. En ella, se ubican cuatro grandes salones decorados en diferentes tonalidades y con elementos de Patrimonio Nacional y del Museo del Prado. Asimismo, las lámparas se fabricaron en la Real Fábrica de la Granja para el teatro. Cada uno de estos salones ha sido bautizado con el nombre de las calles que se divisan desde sus ventanas: Carlos III, Vergara, Arrieta y Felipe V.












Desde que el 11 de octubre de 1997, dos obras de Manuel de Falla –el ballet El sombrero de tres picos y la ópera La vida breve- abrieran la más reciente etapa del coliseo, el Teatro Real ha ido creciendo poco a poco en número de producciones propias, sin que ello signifique que hayan renunciado a traer sobresalientes montajes extranjeros. El estreno absoluto del nuevo Teatro Real se celebró ese mismo mes de octubre con una producción propia que protagonizó Plácido Domingo: Divinas palabras, obra de Antón García Abril.










Tanto la presentación de producciones propias, como la reposición de sus montajes de mayor éxito o la invitación de montajes foráneos responden a la política de la institución diseñada para formar al público nuevo, pero también para responder a las exigencias de los más fieles aficionados.
Actualmente el Teatro Real de Madrid está considerado como uno de los mejores del mundo.

Textos recopilados de espormadrid




sábado, 18 de diciembre de 2010

Iglesia de Santo Tomé (Toledo)




La iglesia ya se tiene constancia de que existía en el siglo XII, pero fue el propio Gonzalo Ruiz de Toledo quien promovió una profunda reforma en el siglo XIV, momento en que se levantó la preciosa torre mudéjar en el antiguo alminar musulmán.




En el interior cabe resaltar el retablo plateresco del siglo XVI y dos barrocos, una pila bautismal del siglo XVI, una imagen de la virgen del siglo XIII y unos lienzos de Tristan, alumno de El Greco.
Para levantar la capilla mayor hubo que derribar la cabecera mudéjar cuando el Señor de Orgaz mandó remodelar la iglesia a finales del siglo XIII. Se construye una capilla mezclando el gótico flamígero con el mudéjar. La bóveda central forma una magnífica estrella de ocho puntas y los nervios están decorados con pinturas. El retablo mayor contiene el lienzo de la "incredulidad de Santo Tomás", obra de Vicente López Portaña, máximo exponente de la pintura académica y que fue pintor de cámara de Fernando VII, de Isabel II y director artístico del Museo del Prado.





La iglesia de Santo Tomé es sin duda la iglesia más visitada de Toledo, por contener una de las obras maestras de la pintura y obra cumbre de El Greco: El Entierro del Señor de Orgaz.





Retablo de estilo manierista de finales del siglo XVI y principios del XVII, entre la transición del renacimiento al barroco que contiene la Virgen de Guadalupe. El ático con un frontón triangular y bolas al estilo herreriano, contiene un relieve. Ahora contiene un crucifijo pero antes se encontraba una pintura de San Roque enseñando la herida de su rodilla a un ángel.












jueves, 16 de diciembre de 2010

Estatua de la Libertad



"La libertad iluminando el mundo", es el verdadero nombre de la Estatua de la Libertad, monumento que se encuentra en la ciudad de Nueva York y uno de los monumentos más famosos del mundo. Instalada en la antigua isla de Bedloe, llamada desde entonces isla de la Libertad, que servía como base militar y donde existía el fuerte Wood. Un fuerte hecho de granito y cuyos cimientos con forma de estrella de once puntas sirvió como base del zócalo de la estatua.

La estatua fue un regalo de Francia a los Estados Unidos y como un símbolo de amistad entre ambas naciones que conmemoraba el centenario de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América.




Fue inaugurada el 28 de octubre de 1886 y es obra del escultor francés Frédéric Auguste Bartholdi y la estructura interna fue diseñada por el ingeniero Gustave Eiffel, el genio en el arte del hierro. Está considerada desde 1984 como Patrimonio de la Humanidad y se ha convertido en un símbolo del país.

La estatua era la primera visión que tenían los inmigrantes europeos cuando llegaban a Estados Unidos tras su travesía por el océano Atlántico y representa el triunfo de la libertad frente a la opresión.




La estatua mide 46,05 y la altura total del monumento es de 92,99 m. desde la base a la antorcha y pesa casi 26.000 toneladas. Está recubierta por placas de cobre que en la actualidad tienen un color verdoso producido por reacciones químicas por las sales de cobre.



Nadie en su viaje a Nueva York puede dejar de pisar la isla de la libertad y fotografiar uno de los monumentos más conocidos del mundo.


miércoles, 15 de diciembre de 2010

El Perseo de Cellini



Perseo con la cabeza de Medusa, conocido como el Perseo de Cellini, obra realizada en bronce por Benvenutu Cellini, y colocada en 1555 en la Loggia dei Lanzi de Florencia.