domingo, 18 de diciembre de 2011

Catedral de Lucca (Duomo di San Martino)



El Duomo de San Martino, en la ciudad de Lucca, Italia, está consagrada a San Martín de Tours. El antiguo templo fue edificado por San Frediano, santo originario de Lucca que murió hacia el 588. El obispo Anselmo da Baggio, quien más tarde se convertiría en papa, conocido como Alejandro II, fue el que mandó construir el edificio como catedral en el año 1063. A finales del siglo XII se inició la tercera y definitiva reconstrucción de la catedral, que duró hasta 1637 y que adquiere su forma actual con el arquitecto Antonio Pardini, momento en que se levanta la ornamentada fachada románica que conocemos, obra de Guidetto da Como




La fachada se comenzó a construir en el 1204 y consta de tres grandes arcos de entrada al pórtico y tres niveles de galerías. El campanario está alojado en un edificio anexo a la catedral y por eso motivo y para poder unirse a la catedral, la galería de l fachada tiene en el lado derecho, el de la torre, dos arcos menos que el lado izquierdo, al igual que de los tres grandes arcos de entrada, el del mismo lado, es más estrecho. La parte inferior del campanario está construido con mármoles travertinos e distintos colores y la parte superior con ladrillos toscanos originales. La parte inferior tiene una ventana con un arco y van paulatinamente en aumento hasta cuatro que tiene en su parte más alta.




Los relieves de los tímpanos de los arcos de entrada, son de Nicola Pisano y están relacionados con la vida de San Martín.






Interior el templo






El interior del templo tiene tres naves, crucero y un inmenso ábside semicircular. La gran nave central está separada de las laterales por unos grandes arcos, típicos de la construcción románica, pero las bóvedas son de crucería gótica, realizadas en la reconstrucción del siglo XIV, momento en que la parte superior por encima de los arcos, nos encontramos con una reconstrucción en estilo gótico. El ábside sigue siendo el original del siglo XI. Las vidrieras son de 1485, diseñadas por el pintor pisano Pandolfo di Ugolino. En la quinta columna de la derecha, se encuentra un púlpito renacentista, obra de Matteo Civitali.






















En un templete octogonal al lado de la nave central, se encuentra la reliquia más valiosa y querida de la ciudad de Lucca, el "Volto Santo", Llamado también la Santa Faz. Un crucifijo de madera de cedro esculpido con el icono de Jesús y del que dice la leyenda que fue esculpido por Nicodemo con los rasgos de Jesús.










4 comentarios:

  1. Muy buen artículo, especialmente por las fotos. ¡¡¡Magnífica catedral !!!!

    ResponderEliminar
  2. David, muchas gracias por tu comentario. Tengo que admitir que las fotos las hice con mucha prisa, pues estaban a punto de cerrar y no pude ampliar el reportaje.

    ResponderEliminar
  3. Pepa, llevas razón, es una magnífica catedral muy desconocida para el público.

    ResponderEliminar