.

.

miércoles, 17 de agosto de 2011

Catedral de Oviedo



La Santa Iglesia Basílica Catedral Metropolitana de San Salvador de Oviedo, es el largo nombre con el que se conoce a la catedral de la capital del Principado de Asturias, Oviedo, aunque también es conocida con un nombre bastante más corto, Sancta Ovetensis, por la calidad y cantidad de reliquias que contiene. La catedral es de estilo gótico y empezó a construirse a finales del siglo XIII.





La catedral se encuentra emplazada en lo que fue la antigua construcción prerrománica del siglo IX, razón por la que el edificio contiene aún algunas estructuras prerrománicas como la Cámara Santa y sus bóvedas de estilo románico. En la foto anterior podemos ver la antigua torre románica.





También tiene otros estilos arquitectónicos que fueron adhiriéndose a lo largo de los tres siglos que duró su construcción, como el renacentista del remate de la torre y el barroco de la girola y algunas capillas.

El diseño original se remataba con dos torres, pero al final solo se construyó una. La torre mide 80 metros y está dividida en cinco cuerpos que van disminuyendo de tamaño según se asciende. La torre se empezó a construir bajo la dirección de Rodrigo Gil de Hontañón, sobre planos de Juan Badajoz.




En el campanario destacan un juego importante de campanas, entre las que destaca la Wamba, que ya estuvo en la torre románica. Es una campana fundida en 1219, siendo la más antigua en funcionamiento en España.


Detalle del remate de la torre







La portada central del pórtico es la más importante de todas las puertas por su tamaño y estética, estando coronada por un relieve de la Transfiguración. El pórtico gótico tiene tres puertas que dan a cada una de las tres naves.








Las hojas de las puertas se realizaron en el siglo XVIII en madera de nogal.







Interior de la catedral







El interior del edificio es de planta de cruz latina con tres naves y bóvedas de crucería muy complejas dada la cronología avanzada del edificio. Encima de los arcos ojivales se encuentra el triforio y por encima el claristorio con ventanales vidriados.














La nave central tiene diez metros de ancho, sesenta y siete de largo y veinte de altura, mientras que las naves laterales son de seis metros de ancho y mucho más bajas que la central.


vista de una de las naves laterales










Capilla mayor y retablo

Esta capilla gótica con forma poligonal se cierra en el ábside con dos líneas de vidrieras, pero solo se puede ver la superior ya que la otra la tapa el retablo.




El retablo mayor está dedicado a San Salvador, mandado construir por el obispo Valeriano Ordóñez de Villaquirán en 1511 y que empezó a construir Giralte de Bruselas y finalizado por Juan de Balmaseda, Guillermo de Holanda, Esteban de Amberes y Miguel Bingeles. En la decoración pictórica trabajaron León Picardo y Alonso Berruguete. El retablo tiene doce por doce metros y representa veintitres escenas de la vida de Jesús. Está construido completamente en madera policromada y tiene una mezcla de estilos entre el gótico tardío, hispano-flamenco y renacentista.




La puerta que da acceso a la escalera que lleva a la Cámara Santa, es una portada monumental gótico flamígero, abierta en el muro occidental del transepto. Esta portada era originariamente el arco que remataba el altar del trascoro de la catedral. Una vez que desapareció el coro de la nave, la portada se llevó a este lugar, después de convertir su tímpano en un balcón en 1741 para exponer desde él, el Santo Sudario.

Entrada a la Cámara Santa



Imagen de San Salvador

En la confluencia del crucero y la nave de la derecha de la catedral, a la entrada de la girola, se encuentra la imagen del Salvador, el patrono de la catedral. Una talla de piedra policromada de 1,90 centímetros y de estilo románico. Esta imagen presidía el altar mayor de la antigua basílica románica. Es cita obligada para los peregrinos que hacen el Camino de Santiago.




Capilla de Nuestra Señora del rey Casto

La capilla de Nuestra Sra. del rey Casto fue edificada en el solar de otra basílica prerrománica dedicada a Santa María, construida a principios del siglo IX por orden del Rey Casto, Alfonso II, por Bernardo de Haces y Luis de Arce. Se estructura en paralelo a la catedral teniendo entrada exterior propia. Desde la catedral tiene una entrada ojival del siglo XV partida por un parteluz central en el transepto del lado del Evangelio. Esta gran puerta es obra de Juan de Malinas entre 1470 y 1485 en estilo gótico tardío




En el parteluz se encuentra una imagen de la Virgen con el niño, de influencia flamenca y de piedra policromada. La bóveda del cimborrio del crucero es de media naranja rematada por una linterna. Tiene forma octogonal y en los interventanales del cimborrio están los relieves del escudo de España.










Retablo de Santa Teresa

El retablo de Santa Teresa está situado en la pared del crucero sur y es un espléndido retablo de estilo barroco, obra del asturiano Manuel de Pedredo. La imagen de Santa Teresa que preside el retablo es obra del escultor asturiano Luis Fernández de la Vega y la policromía del dorador portugués Juan de Fagundis. El resto de imágenes que contiene el retablo: San Elías, San Pedro de Alcántara y San Juan de la Cruz, son obra de Juan de Villanueva.




Retablo de la Inmaculada Concepción

El retablo de la Inmaculada se encuentra en el brazo septentrional del transepto, haciendo juego con el de Santa Teresa, en el mismo estilo barroco. La imagen de la Inmaculada es obra de Toribio de Navarriestra y el resto de las imágenes se hicieron en Madrid por el asturiano Francisco de Villanueva y Bardales.




Capilla de Santa Bárbara

La Capilla de Santa Bárbara, también llamada de San Miguel Arcángel, fue fundada por el obispo Bernardo Caballero de Paredes en estilo barroco para ser destinada a relicario de la catedral, sustituyendo a la Cámara Santa, y contiene un retablo obra de Luis Fernández de la Vega. La imagen de Santa Bárbara que está dentro del tabernáculo, es obra de Antonio Borja.




Capilla de Santa Eulalia de Mérida

La capilla de Santa Eulalia de Mérida es la primera capilla a los pies de la catedral en el lado del Evangelio. Construida por el obispo franciscano fray Simón García Pedrejón para acoger su sepultura. Fue realizada por el arquitecto Francisco Menéndez Camina y su hijo. Tiene planta de cruz griega y ocupa el espacio que ocupaban dos antiguas capillas. En estilo barroco, contiene una cúpula de media naranja sobre pechinas. El retablo baldaquino que se encuentra en el entro de la capilla, es un templete de madera policromada con pilastras que llevan en sus lados columnas salomónicas del escultor Domingo Suárez de la Puente. Dentro están los restos de la Santa en una urna de plata del siglo XI regalo del rey Alfonso VI. Encima del templete hay una pequeña cúpula transparente que cobija la imagen de la Inmaculada, obra de Domingo Suárez.










2 comentarios: