.

.

domingo, 11 de diciembre de 2011

Basílica de San Frediano (Lucca)



La Basílica de San Frediano es una iglesia de estilo románico en la ciudad de Lucca, Italia. Está construida sobre otra iglesia del siglo VI que consagró el obispo de Lucca, Frediano, dedicada a San Vicente. Cuando el obispo murió, fue enterrado en este lugar y pasó a llamarse de San Frediano y San Vicente.






La fachada está construida con piedras de mármol blanco que fueron traídas del anfiteatro romano cercano a la basílica. La fachada está decorada con un impresionante mosaico dorado del siglo XIII que representa la Ascensión de Cristo el Salvador, obra de Berlinghiero Berlinghieri, diseñado en estilo bizantino medieval.










En la fachada oeste que da a una plaza, se puede observar el ábside restaurado en el siglo XIII, decorado con franjas horizontales irregulares de mármol rojo y blanco. El campanario es muy alto y tiene un creciente número de ventanas en cada piso, que van de una a cuatro en orden ascendente, mientras que en lo alto de la torre tiene almenas gibelinas.











Interior del templo







El interior del templo es de planta basilical con una nave y dos pasillos separados de la nave por arcos sostenidos por columnas con capiteles romanos y románicos. Las columnas fueron traídos de edificios romanos y por encima de los arcos existe un muro de mampostería plana en la que puede verse un fresco aparecido recientemente que data del siglo XIII.






















El presbiterio del siglo XVI se encuentra elevado y contiene los restos de San Frediano. El ábside tiene seis ventanas que iluminan el altar mayor.






En la capilla de San Ricardo, se encuentra una obra maestra del siglo XV, un políptico, obra de Jacopo della Quercia tallado con la ayuda de su ayudante Juan de Imola. Representa la Virgen con el Niño. Debajo del relieve está un sarcófago romano que contiene los restos de San Ricardo, rey inglés que murió en Lucca en el 722, camino de peregrinación a Roma. En el suelo de mármol se encuentran las sepulturas de Lorenzo Trenta y su esposa, obra también de Jacopo della Quercia.


















La capilla de la Cruz o de San Agustín es famosa por sus frescos de Aspertini Amico.


El fresco de la bóveda representa a Dios Padre con los Profetas y Sibilas sobre un fondo azul.




Procesión del Volto Santo




Capilla de Santa Zita, patrona de Lucca, que contiene su cuerpo intacto momificado en una urna de cristal. En las paredes lienzos de los siglos XVI y XVII que representan escenas de su vida.











La capilla de Santa Ana es del siglo XVI, pero las pinturas son del siglo XIX. En el lateral izquierdo del altar, Muerte de Santa Ana de B. Rocchi, en el centro sobre el altar, Santa Ana adorando a los Niños, de Stefano Tofanelli y en el lateral derecho del altar, El Nacimiento de María, de A. Cecchi.





Muerte de Santa Ana, obra de B. Rocchi.




Una obra maestra es sin duda la gran fuente bautismal románica del siglo XII, obra del Maestro Roberto y un escultor lombardo. La obra representa escenas de Moisés.





El órgano del siglo XVI que se encuentra en el muro de la contrafachada está exquisitamente tallado y el coro chapado en oro.

















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada